cuales-son-los-principales-riesgos-de-una-puerta-automatica-1920

Aunque una puerta automática se caracteriza por su gran seguridad, también existe la posibilidad de que se produzcan accidentes. De hecho, el número de percances con las puertas de garaje es relativamente elevado en España teniendo en cuenta las normativas vigentes que aseguran un correcto funcionamiento de los automatismos.

Mantenimiento obligatorio

Por ley está impuesto que hay que realizar una revisión de las puertas para no correr riesgos y evitar accidentes. Si se hace un mantenimiento adecuado de las puertas también se reducen posibles averías. Lo más habitual es que un accidente ocasionado por una puerta automática se deba a una mala instalación o un mantenimiento inapropiado e incluso inexistente.

Factores de riesgo

Ten en cuenta las siguientes situaciones que pueden ocurrir para subsanarlas cuanto antes:

  • Sobretensión del accionamiento eléctrico que pueden derivar en incendios. Para ello toda puerta automática dispondrá de un elemento de seguridad que evite un cortocircuito.
  • Accidente por arrastre o aplastamiento como consecuencia del mal funcionamiento de la puerta. No obstante, siempre se instalan elementos de seguridad como las células fotoeléctricas.
  • Descarrilamiento de puertas horizontales batientes o correderas.
  • Posibilidad de que la puerta no se detenga automáticamente cuando se termina el límite del recorrido.
  • Desmoronamiento de la puerta debido a una presión como un fuerte viento.
  • Desplome de la puerta automática por viento intenso.
  • Error en el mando a distancia.

Es importante destacar que los anteriores riesgos se pueden evitar implementando sistemas de seguridad y realizando un mantenimiento periódico para comprobar que todo funciona correctamente. Para garantizar el resultado de la instalación y las revisiones hay que contactar con profesionales que cumplirán con las normas establecidas para este tipo de puertas con automatismos.

Fuente: www.autodoor.es