es-la-domotica-el-futuro-1920

Según el diccionario de la Real Academia, la domótica es el conjunto de sistemas que automatizan las diferentes instalaciones de una vivienda. La vivienda domótica nace para facilitar la vida a los ciudadanos, haciéndola más cómoda, más segura, con mayores posibilidades de comunicación y ahorro energético. Pero los cambios que se están produciendo en los últimos años no solo afectan a nuestras viviendas, sino también a los lugares en los que trabajamos o donde nos divertimos.

El gran progreso tecnológico que han experimentado los sistemas de comunicación y el vertiginoso avance de Internet han incrementado nuestra capacidad para crear, almacenar, transmitir y procesar información. Eso se traduce en una mayor facilidad para comunicarnos (entre nosotros, con nuestros aparatos, y entre ellos). De esta forma nuestro hogar, con todos los dispositivos conectados inteligentemente dispondrá de muchísimas ventajas. Veamos algunas de las aplicaciones de la domótica:

  1. Respecto a la seguridad, en el hogar digital, una alarma técnica avisará en caso de intrusión o avería, se instalarán cámaras y micrófonos para ver que ocurre y habrá un control de acceso a la vivienda.

  1. En cuanto al ahorro energético, la domótica nos aportará programas de encendido y apagado de todo tipo de aparatos (calderas, aire acondicionado, toldos, luces…) en función de las condiciones ambientales, se adaptará el funcionamiento de los aparatos para aprovechar los horarios de las tarifas reducidas, y habrá contadores electrónicos que informarán del consumo energético en cada momento.

  1. Con respecto al entretenimiento y comodidad, dispondremos de conexión a Internet desde cualquier punto del hogar, visión de televisión en cualquier habitación y control de todos los dispositivos eléctricos/electrónicos desde cualquier PC, tablet o móvil desde cualquier lugar del mundo.

  1. Los servicios comunitarios también se beneficiarán de la aplicación de la domótica: se controlará la iluminación y las alarmas en las zonas comunes y habrá servicios web al servicio de la comunidad de propietarios.

Aunque hace unos años todo esto podía parecer un futuro muy lejano, hoy en día muchos de nuestros hogares ya disponen de gran parte de estos artilugios…pero no todo el mundo puede utilizarlos. A una gran parte de la población les provoca un cierto rechazo por la complejidad asociada a su uso. Con la idea de hacer frente a ese problema, en los últimos años ha surgido una nueva rama de trabajo: la inteligencia ambiental. Con ella se pretende facilitar la vida de aquellos que no se llevan con la tecnología. En este caso es la propia tecnología la que actuando de manera autónoma se adapta a las personas y a su contexto, anticipándose a las necesidades de los usuarios. Llegará un momento que sólo con pensarlo ya se abrirán las persianas de nuestro dormitorio… ¡Qué vértigo!

Fuente: https://www.fenercom.com