mitos-sobre-las-puertas-automaticas-1920

Las puertas automáticas facilitan el día a día a los usuarios de garajes, entradas a sitios públicos o demás accesos. Debido a la comodidad que aportan y su extra de accesibilidad son perfectas para instalar en casi cualquier lugar. Pero al igual que ocurre con otros temas existen verdades y mentiras sobre su funcionamiento.

No es necesario buscar el motor con el mando

A la hora de accionar el mando a distancia para que la puerta se abra no hay que apuntar al motor. Esto es así porque el automatismo funciona por ondas que son capaces de traspasar paredes y otras barreras.

Todos los sistemas automatizados se abren manualmente

Entre ellos las puertas que se abrirán con llave en caso de que el mando no funcione o falle la electricidad.

El motor no se quema fácilmente

Ni por utilizar la puerta automática muchas veces ni a causa de mucho esfuerzo. Los automatismos vienen preparados con termostatos para cortar la electricidad si se detecta alguna anomalía para evitar averías.

Es complicado hacer copias de mandos

Cada mando tiene unas características concretas que son: frecuencia, código y sistema. Por lo tanto, copiar esas tres propiedades es difícil debido a la gran cantidad de marcas y modeles que existen.

Engrasar demasiado puede ser perjudicial para la puerta

Aunque las guías y el motor deben estar bien lubricados, una lubricación en exceso puede hacer que las puertas funcionen mal y se atasquen. El mejor consejo es utilizar productos apropiados una vez al mes.

En Disgamo Lugo ofrecemos los siguientes servicios para puertas automáticas y demás automatismos: instalación, mantenimiento y reparación. Si necesitas más información contacta sin compromiso a través del siguiente formulario: